Síguenos por correo electrónico

martes, 19 de septiembre de 2017

Iglesia de San Antón

La Iglesia de San Antón es una de las más populares de Madrid. Se encuentra situada en la calle Hortaleza nº 63 y es también uno de los monumentos más antiguos de la zona de Chueca, aparte de contener muchas notas originales y curiosas, que iremos descubriendo a lo largo de esta entrada. Nuestro arquitecto tan querido y castizo, Pedro de Ribera, proyectó la iglesia en 1735 en el estilo barroco que le caracteriza. Dicho estilo todavía se percibe en la planta y en el interior: cruz latina con presbiterio en alto y cabecera plana. Los brazos de la cruz se diseñaron muy cortos, lo que hace que el crucero apenas esté esbozado y que, sin embargo, sea muy ancho. Dando así sensación de planta algo centralizada. Está dedicada a San Antón abad. Esta orden de San Antón Abad, también llamada de los Antoninos, tenía esta capilla y un hospital de leprosos. Estos edificios se abandonaron tras suprimir esa orden el Papa Pío VI en 1787. En Mayo de 1793 se cedieron a los Escolapios.

Gran fachada de las Escuelas Pías con San Antón al
fondo (Foto SIEMA)

Parte central de la fachada con la entrada 
principal a la iglesia (Foto SIEMA)

Los Escolapios se habían establecido en Madrid en 1729, fundando su primer colegio en la capital unos años después en la zona de Lavapies. Vease http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2015/07/edificio-escuelas-pias-en-lavapies.html. Ese colegio se conocía como las Escuelas Pías de San Fernando. A mediados del s XVIII, seis religiosos provenientes de ese colegio de Lavapiés fundaron otro colegio en esta zona, en unas casas cedidas en la calle San Mateo y abrieron aquí el Colegio Calasancio o Escolapio en 1755. Como comentamos anteriormente, cuando los Antoninos se fueron, cogieron ellos sus propiedades. Es en 1794 cuando el rey Carlos IV entrega el templo a los Escolapios. Por tanto la iglesia de San Antón, pasó a ser de los Escolapios. Ellos decidieron, de acuerdo con el estilo propio de final del s XVIII, cambiar toda la decoración barroca de la fachada y del altar mayor, dándole el aspecto neoclásico que presenta en la actualidad.

La San Antón neoclásica con la curiosa torre del reloj
(Foto SIEMA)

Torre del reloj, a la derecha de la entrada 
principal (Foto SIEMA)

"si quis est parvulus veniat ad me" . Inscripción original en una de las 
puertas de entrada a San Antón ( " el que se haga pequeño venga a mi", en la que Jesús hace una 
alabanza de la humildad y de ser como niños para llegar así al Cielo). Foto SIEMA

Desde el 2015 esta iglesia está a cargo de Mensajeros de la Paz y el padre Ángel. Es una iglesia abierta las 24 horas del día y dedicada totalmente a los más necesitados de Madrid. A todas las personas que lo necesiten, les proporcionan ayuda religiosa, social, psicológica, de comida, ropero, o lo que sea. Los cepillos son abiertos, con el siguiente lema "deja lo que puedas y coge lo que necesitas". Os invito a seguirme en este recorrido interior, de derecha a izquierda y descubrir por qué fascina tanto:
  • Capilla de Adoración Perpétua, un poco retranqueada, donde hay una pequeña custodia (siempre acompañada por turnos) y un Sagrado Corazón, de estilo moderno, que estaba situado en la escalera del colegio de los Escolapios y se salvó del incendio del 95. 
Sagrado Corazón (Foto SIEMA)

Custodia (Foto SIEMA)
  • Capilla de la Inmaculada con una talla de la Inmaculada del s XVIII y otra de san Antonio de Padua.
Capilla de la Inmaculada (Foto SIEMA)
  • Capilla de San José de Calasanz: con la copia de la "Última Comunión de San José de Calasanz" que realizó Goya en 1819 para el templo y cuyo original se conserva en el Museo del Prado. Junto a ella unas reliquias muy veneradas, las de San Antón, advocación que lleva la iglesia. Todos los 17 de Enero se festejan las "vueltas de San Antón" y tiene lugar la famosa bendición de animales en esta iglesia, llenándose todas las calles adyacentes de animales de todo tipo: de granja, mascotas, incluso el escuadrón de caballo de la policía y las unidades caninas no quieren desaprovechar las bendiciones.  También tenemos aquí la urna de cristal que contiene las reliquias de San Valentín, el patrón de los enamorados, alrededor de la cual hay innumerables mensajes de parejas. Era un regalo del Papa al rey Carlos IV, pero había permanecido oculta hasta 1984.
Urna con las reliquias de San Valentín (Foto SIEMA)

Cuadro central de la Capilla de San José de Calasanz y mensajes 
en la verja (Foto SIEMA)

  • Altar Mayor, de inicios del s XIX, neoclásico, con dos columnas clásicas adelantadas y otras dos hacia atrás. Encima del Sagrario, una hornacina cobija la escultura de San Antón (s. XVIII). Alrededor pantallas y mensajes modernos del Papa Francisco y otros santos. Esculturas del Sagrado Corazón de Jesús y de María se sitúan en los extremos.
Cubiertas del altar mayor (Foto SIEMA)

Altar mayor, con San Antón, el Sagrario y los mensajes
(Foto SIEMA)
  • Capilla de San José, justo frente a la de San José de Calasanz. La escultura viene del convento de los Agonizantes de san Camilo, en la calle Alcalá (s. XVII).
Retablo de San José y la Virgen del Carmen (Foto SIEMA)

  • Capilla del Cristo de los Niños. La talla del Cristo es del s. XVII. Junto a ella el impactante Belén de Aylán, el niño turco refugiado fallecido en el mar. Todo está a disposición del que lo necesite: se ofrece café caliente, bocadillos, agua bendita en máquina, servicios.
Capilla del Cristo de los Niños (sXVII)

Confesionarios (Foto SIEMA)

Belén de Aylan (Foto SIEMA)

Un santo libanés desconocido para los españoles
(Foto SIEMA)

Balcones neoclásicos en la esquina del altar mayor
(Foto SIEMA)

Cubiertas de San Antón (Foto SIEMA)

Máquina de agua bendita 
(Foto SIEMA)

Preparando bocadillos (Foto SIEMA)

Ayudas para cafés (San Antón)

Balcón del coro (Foto SIEMA)

Desde luego esta iglesia tiene un ambiente adaptado a las necesidades modernas que conviene conocer. Nosotros lo haremos, al igual que otros monumentos y sitios de interés, en la novedosa visita por Chueca del viernes 22 o del sábado 23 de septiembre del 2017. Ambas a las 11h, donde descubriremos la esencia de este barrio: desde la historia de sus orígenes, pasando por los monumentos más antiguos (Góngoras, San Antón, Escolapios), corralas, negocios centenarios junto a otros de bohemia chic, así como talleres de artistas y el Mercado de San Antón. Ya sabéis que podéis contactar a través de la web www.siema.es o de info@siema.es. Y hoy el sitio con encanto situado junto al monumento que acabamos de describir es el Taller de Pin Vega, uno de nuestros artistas preferidos.

Pin Vega en su taller (Foto SIEMA)

En su web www.pinvega.com  podéis conocer algo más sobre su persona y su arte. Este artista nació en Madrid en 1968. Actualmente vive y trabaja en la calle Hernán Cortés. Su taller dispone de corrala, patio con plantas e, incluso, pecera. Dentro dispone de todo el espacio necesario para utilizar sus materiales y ambientarse con música mientras trabaja obras que son como pictoesculturas. Cada obra se hace a sí misma, en ella la materia fluye misteriosa y los pigmentos, arenas, líquidos, tierras y minerales que utiliza son, la mayoría, naturales. Busca la esencia de la materia en sentido estricto. En sus obras las líneas son trazadas con pureza y presentan numerosos huecos o agujeros misteriosos, donde el espectador no puede entrar. La creación supera al artista, al hombre, que aparece como figura pequeñita asomándose en la obra. ¡ Os animo a conocerlo!

Maribel Piqueras

Geometría Sagrada, de Pin Vega (Foto SIEMA)

Detalle con una figura humana minúscula de un montañero
dentro (Foto SIEMA)

Vista general del taller (Foto SIEMA)

Craquelado que cuelga con sedal
(Foto SIEMA)

Corrala en c/Hernán Cortés 18 (Foto SIEMA)

Pecera en el patio (Foto SIEMA)

miércoles, 30 de agosto de 2017

La Plaza de las Vistillas

Hoy queremos pasear por una de las plazas más castizas de Madrid: las Vistillas. El nombre del lugar, según la tradición, se lo puso el propio San Francisco. El santo estuvo por esta zona a principios del s XIII e hizo una primera fundación franciscana en este área. Vease http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2012/02/basilica-de-sfrancisco-el-grande-y.html. Está situada en un alto, con un gran desnivel desde la actual calle de Segovia (antes arroyo de las fuentes de S. Pedro), que se salva hoy con la escalera de la cuesta de los ciegos. Pero que, durante la época medieval, era un enorme barranco difícil de transitar y que servía para labores defensivas. Incluso la muralla medieval llegaba a desaparecer en este barranco, para aparecer luego subiendo por la calle Yeserías, Mancebos y Don Pedro. San Francisco comentaba las bonitas vistas que se percibían desde ahí: bosque, campos de labranza, la sierra y el río. Se la conocía como "las Vistas de San Francisco". Actualmente las vistas no son tan bonitas hacia el O, porque durante el s XX creció la ciudad de Madrid hacia ese lado, con la autovía de Extremadura y las casas de la Avda de Portugal. Aún así, podemos ver una gran extensión de parques hasta llegar al río. Hacía el S la cierra la silueta del Seminario de Madrid. Hacía el N unas bonitas vistas, con la cuesta de los ciegos, parques en ladera y la parte del ábside de la Catedral de la Almudena. Hacía el E la cierran edificios modernos sin ninguna estética especial, salvo la nota pintoresca de dos locales con encanto, como el Corral de la Morería y el restaurante Landó. En este detalle del plano de Texeira se puede apreciar cómo era la zona en 1656.


En el año de 1835 se la conocía todavía como Plaza de las Vistillas y se seguía utilizando como lugar de encuentro, mercado o celebraciones de verbenas populares. Durante los años 30 del sXX se va acondicionando esa zona. Es entonces cuando se inicia la construcción de la famosa escalera de la Cuesta de los Ciegos (aunque se terminó después de la Guerra Civil). Pero, desde 1944, pasó a llamarse Plaza de Gabriel Miro. En homenaje a un escritor de la generación de 1914, muy cercano a los postulados de la generación del 98. Pero a nosotros no nos dice nada ese nombre y preferimos llamarla Plaza de las Vistillas, que es como se la sigue conociendo popularmente en Madrid. El jardín se va adaptando a las diferentes alturas por medio de terrazas adornadas por elementos escultóricos y fuentes. En su parte más alta encontramos la escultura en bronce de la Violetera, de Santiago de Santiago, realizada en 1990. Representa a esta figura tradicional femenina de Madrid con su traje de chulapa, con pañuelo y mantón, la vendedora de violetas. Se dice que el modelo fué Celia Gámez. De esa flor se sacan los caramelos más famosos de la capital, las violetas. 

La Violetera (Santiago de Santiago, 1990).Foto SIEMA

Desde aquí las vistas más bonitas hacia el N, con la Catedral de la Almudena al fondo. En la primera gran terraza encontramos un paseo central con bancos y una sencilla fuente en el medio. Así como el busto del pintor Zuloaga, quien tenía el taller aquí al lado.

Entorno junto al inicio de la Cuesta de los Ciegos que sube hacia las 
Vistillas desde la calle Segovia (Foto SIEMA)

Fuente del primer tramo del parque (Foto SIEMA)

Vista del ábside y cúpula de la catedral desde este 
primer tramo (Foto SIEMA)

Busto de Zuloaga y Seminario de Madrid al fondo
(Foto SIEMA)

En la última terraza, la que asoma sobre los jardines y el Manzanares al fondo, se encuentra el Monumento a Ramón Gómez de la Serna. Consta de una pérgola de piedra en semicírculo y una fuente con la escultura en bronce realizada por Enrique Pérez Gobernador en 1972. Representa el rostro del escritor de las famosas gregerías y un desnudo femenino que simboliza la inspiración. Desque aquí quiero aprovechar para insistir sobre el lamentable estado del parque, de este monumento y pedir al Ayuntamiento de Madrid una mejora en cuidado de jardines o parques históricos.

Monumento a Gómez de la Serna (Foto SIEMA)

Otra perspectiva de las Vistillas (Foto SIEMA)

Parque de las Vistillas y Seminario desde el viaducto
(Foto SIEMA)

No podía faltar como negocio con encanto por la zona el Corral de la Morería. Situado en la c/Morería nº 17, este local se inauguró en 1956 por Manuel del Rey y sigue en funcionamiento con espectáculos flamencos de calidad en un local inmejorable. Por él han pasado artistas de la talla de la Chunga, Manuela Vargas, Antonio Gades o Blanca del Rey, que es quien lo dirige en la actualidad. Es considerado como el local flamenco más famoso del mundo y ha recibido numerosos premios. El local es muy acogedor y está ambientado con muebles antiguos, como ménsulas árabes o farolillos de los s XVIII y XIX. Se puede cenar viendo el espectáculo en el propio Tablao. Pero, además, cuenta con otros dos restaurantes. Para más información contactar con 913658446 o info@corraldelamoreria.com o su web www.corraldelamoreria.com. Me despido con unas imágenes del mismo:

Maribel Piqueras 

Espectáculo flamenco ( corraldelamorería)

Faroles (Corraldelamorería)

Restaurante Tablao (El Tenedor)




martes, 25 de julio de 2017

El Jardín del Príncipe en Aranjuez

Si pasamos el parterre del Palacio Real y el restaurante La Rana verde nos encontraremos con una amplia avenida, la calle de la Reina, que enmarca el famoso Jardín del Príncipe. A veces creemos que es un gran desconocido en esta Comunidad de Madrid. Y, por eso, hoy me dispongo a difundirlo. Tendríamos que remontarnos a Felipe II, quien había encargado a Juan de Herrera el trazado de la calle de la Reina, con sus plazuelas redonda y cuadrada para delimitar el gran terreno rodeado por el río. Allí había sotos, huertas y algún otro recinto hoy desaparecido. Fernando VI dispuso, en 1754, un embarcadero y la ancha calle que lleva hasta él desde la calle de la Reina. También cerró esos terrenos con verjas de madera y portadas de piedra, más las tres puertas de hierro que daban al embarcadero.
Plano del Jardín del Príncipe

Pero serán Carlos IV y MªLuisa de Parma los verdaderos creadores de ese jardín cortesano, de gran extensión y denominado "del Príncipe" en honor a su hijo, el entonces príncipe Fernando. La parte más antigua es la que se sitúa más cerca del embarcadero. En esa zona, en 1784, el arquitecto Villanueva y el diseñador francés Boutelou, trazaron cinco jardines siguiendo el gusto de la moda europea neoclásica y con gran simetría a la francesa, que se ve en el diseño geométrico de los primeros jardines. El tercero y el cuarto jardín (más ingleses), con la Fuente de Narciso. El quinto enlaza con el estilo de los siguientes y en el encontramos la Fuente de Apolo. Una elegante puerta neoclásica es la puerta principal que nos conduce hasta el embarcadero, la diseñó Juan de Villanueva, con dos templetes sobre basamentos cuadrados, de cuatro columnas jónicas de fuste liso. El embarcadero fue renovado en 1791, adaptándolo a una lúdica fortificación con garitas, almenas e, incluso, un castillo. También presenta un conjunto de pabellones reales actualmente en restauración.

La reina MªLuisa a caballo, pintada por Goya 
en el real sitio de Aranjuez (Museo del Prado)

Puerta principal de entrada al Jardín del Príncipe
(Foto SIEMA)

Grandes jarrones dieciochescos al final del paseo al 
Embarcadero Real (Foto SIEMA)

Embarcadero Real desde una de las garitas (Foto SIEMA)

Casetas reales junto al Embarcadero (Foto SIEMA)

Según andamos hasta el embarcadero dejamos, en el lado de la derecha, el segundo jardín, de diseño clásico y dedicado a frutales (por ejemplo, descubrimos hermosos granados). En todo el Jardín del Príncipe contemplamos un perfecto sistema de regadios, acequías y pozos. Al final del pequeño entrante de tierra en el río, están el Museo de Falúas y el castillo. Un edificio de ladrillo de poca altura, que se extiende a lo largo, muestra en su interior lo que eran las falúas reales. Farinelli había instalado aquí un tipo de elegante barcaza alargada, como grandes góndolas, para los juegos y paseos por el río de la corte. Pero la famosa escuadra del Tajo fué destruída por las tropas napoleónicas, así que lo que hoy vemos en el Museo son falúas utilizadas en otros sitios reales. Por ejemplo, la que el rey Felipe IV usaba en el estanque del Retiro (magnífico ejemplar de madera policromada con pan de oro y tallada con caladuras, en pomposo estilo barroco. O la de Isabel II en San Sebastián. Así como otras de la reina María Cristina y de Alfonso XII. Todas dignas de ver. También los grabados de la escuadra del Tajo y las diferentes maquetas nos ambientan muy bien.

Jardín segundo (Foto SIEMA)

Edificio del  Museo de Falúas (Foto SIEMA)

Restos del castillo que se encuentran frente al Museo 
de las falúas reales (Foto SIEMA)

Entrada principal al Museo (Foto SIEMA)

Falúa de Felipe IV utilizada en el Retiro (you tube)

Más jardín español pasando el Museo de Falúas
(Foto SIEMA)

Este Jardín del Príncipe siguió creciendo hacia el E con tres nuevos jardines y el último de ellos es el que rodearía a la Casita del Labrador. Ya estamos metidos en el s XIX, por tanto ahora el diseño es más de jardín inglés, de carácter romántico, con la naturaleza sin tantas formas geométricas, sino praderas, trazados sinuosos, chinescos y frondosas arboledas. El jardín sexto llega hasta la calle de la Plaza redonda. Entre diversas praderas encontramos un diseño de gusto romántico: estanque chinesco, el obelisco, la gruta o el templete griego (este último de Villanueva, pero renovado por González Velázquez). Los chinescos proporcionan un juego de formas, movimiento, agua y colorido a la zona.

Fuente de Apolo, de González Velázquez, 1828
(Foto SIEMA)

Panorámica de los diferentes estanques chinescos
(Foto SIEMA)

Templete chinesco (Foto SIEMA)

Construcción circular en los chinescos (Foto SIEMA)

El séptimo jardín es el más avanzado paisajísticamente. Presenta una enorme frondosidad y en él podemos encontrar sinuosos riachuelos que formar diversas islas, con sus puentes de madera o hierro. También grandes bosques de bambú. El octavo fué el último en realizarse y aquí hubo un famoso laberinto que llegaba hasta la Casita del Labrador. A él lleva la famosa puerta de González Velázquez desde la calle de la Reina. 

Estanques con bosques de bambú, isletas y cipreses de las lagunas
(Foto SIEMA)

Otra vista de los riachuelos en esta parte (SIEMA)

Jardín del Príncipe frente a la Casita del Labrador
(Foto SIEMA)

Lo último en construirse en este jardín, hacia 1804, es la llamada Casita del Labrador. Parece ser que el nombre viene de una antigua casa de labranza que había en el lugar y que se utilizaba durante las partidas de caza. Mandada construir por los reyes para el príncipe Fernando, aunque la utilizaron mucho los reyes. Villanueva planteó un proyecto de planta rectangular en 1791, pero el definitivo es de González Velázquez (1803), quien añadió dos alas laterales perpendiculares al cuerpo central y más decoración escultórica al exterior. Consta de tres pisos: en la planta baja está el vestíbulo, del que arranca la impresionante escalera, la saleta y siete pequeñas salas para tertulias, en la planta central se recorre en las visitas  y es el piso principal, donde se decoró con todo lujo para impresionar a los invitados. Arriba del todo estarían cuartos para el servicio. Es una casa pensada para divertimento, veladas, no para quedarse a dormir (no tiene dormitorios, ni cocinas). El decorador de lujo francés, Dugourc participó activamente en la ornamentación. El cuerpo central presenta 18 piezas, todas ellas decoradas con magníficas sedas bordadas (de Lyon o valencianas), los pavimentos son de los mejores mármoles o porcelanas, también hay un gabinete de maderas nobles y platino. Igualmente impresiona el salón de baile, el más grande, con una mesa y silla de malaquita que fueron regaladas por un príncipe ruso a Isabel II. Hay que reservar para visitarla y se suele hacer en grupos de 10 máximo. Muy recomendable. 

Parte delantera de la Casita del Labrador (Foto SIEMA)

Detalle del lateral derecho de la Casita del Labrador
(Foto SIEMA)

Fachada Casita del Labrador (Foto SIEMA)

Casita del Labrador. Escalera Principal
 (Patrimonio Nacional)

Galería de estatuas y suelo con mosaicos. Reloj de 
columna de Trajano ( Patrimonio Nacional)

Podéis completar con las siguientes entradas que hicimos para Aranjuez http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2017/05/jardin-de-la-isla-en-aranjuez.html  o http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2017/05/carlos-iii-y-el-poblamiento-de-aranjuez.html. Y, por último http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2017/07/el-palacio-de-aranjuez-y-jardines-del.html. 
Nos quedan algunos sitios de Aranjuez que dejaremo para algo más adelante. ¡ Qué impresionante es la Comunidad de Madrid!

Maribel Piqueras